Sustrato anturio de flor cortada

Técnica de cultivo

La calidad de una planta depende del uso correcto del sustrato adecuado con las propiedades adecuadas. Bien mirado, parece una obviedad el hecho de que los sustratos se diferencian entre sí. No solo hay que trabajar a conciencia en la composición adecuada, sino en mantener una producción uniforme y aprender a utilizarlo de forma correcta. Por lo general, para el cultivo de anturios se emplean sustratos 'aireados' así llamados por su alto contenido de aire, incluso en condiciones de humedad. En la actualidad, estos sustratos suelen estar compuestos por una elevada proporción de turba complementada con otras materias primas. Son bien conocidos y muy empleados. Los sustratos pueden contener una gran variedad de materias primas. El cultivo, así como las necesidades y objetivos finales, son los que determinan qué elementos - con sus correspondientes propiedades - debe contener el sustrato a utilizar.

Anturio de flor cortada Un sustrato para el anturio de flor cortada debe cumplir una serie de requisitos: - Aireación: dado que el anturio es una epifita, es importante que el sustrato contenga aire suficiente para que las raíces no permanezcan húmedas durante mucho tiempo tras la irrigación. - Estabilidad: Las plantas anturio de flor cortada suelen vivir unos 6 o 7 años, período durante el cual el sustrato debe mantenerse en buenas condiciones. No debe pudrirse, desintegrarse y/o compactarse o asentarse con rapidez. - Niveles de sal: el sustrato no debe contener niveles elevados de sodio (<3,0 mmol), cloro (<3,0 mmol) o metales pesados. - Esponjosidad: la raíz debe disponer de espacio en el sustrato. La presencia de piedras pesadas supone una barrera física para el desarrollo radicular.

Diferencia en el desarrollo de las raíces: lava volcánica a la izquierda, perlita a la derecha.

Medios orgánicos e inorgánicos Los medios inorgánicos permanecen prácticamente intactos durante el cultivo. Ejemplos de ellos son la espuma de polifenoles (el Oasis®), la lava volcánica, el carbón vegetal y la lana de roca. No obstante, el crecimiento radicular afecta a su vez a estos medios por: - Degradación física Las raíces provocan la ruptura física del sustrato. A medida que crecen, van fragmentando el tamaño original de sus partículas. - Influencia del pH Con el paso del tiempo, el pH puede afectar a la estructura de los diferentes sustratos. Además de los factores mencionados, los sustratos orgánicos también influyen en la digestión por parte de los microorganismos. Algunos ejemplos son los fragmentos de turba y de coco, sustratos que no se emplean en Europa. La velocidad de descomposición depende en gran medida de la humedad. El cultivo en húmedo sobre sustratos orgánicos la acelera de forma considerable. En muchos casos, poco después del cultivo se forma una capa densa sobre el suelo, lo que provoca la muerte de las raíces. Por ello se recomienda encarecidamente el uso de sustratos inorgánicos.

Propiedades físicas La capilaridad del sustrato determina en gran parte el tipo de sistema de irrigación necesario. La grava volcánica ofrece un efecto capilar escaso, por lo que es fundamental contar con muchos puntos de goteo y/o un sistema de aspersores.

Estabilización Los sustratos inorgánicos apenas almacenan fertilizantes, por lo que es primordial contar con un óptimo sistema de suministro de agua y nutrientes.

Aspectos mediomabientales Algunos sustratos inorgánicos no pueden reutilizarse o reciclarse después del cultivo.

Sustratos inorgánicos Espuma de polifenoles (Oasis®) La espuma de polifenol se lleva empleando como medio de cultivo desde hace años y con éxito. Este producto residual, en forma de bloques de espuma floral, se emplea en Europa para la producción al constituir el medio de cultivo. En Asia acostumbran a fabricarse sus propios bloques de espuma floral. El gran espacio entre los bloques de espuma de polifenoles facilita la circulación de aire y el crecimiento radicular. Cuando los bloques se saturan, apenas contienen aire. Tras la producción, el material ha acumulado formaldehído en forma gaseosa, que sería perjudicial para el cultivo. Por ello es fundamental expurgar este gas de la espuma de polifenoles durante un tiempo prolongado antes de utilizarlo. Su pH es muy bajo, por lo que siempre deberá añadir cal. Utilice de 1,5 a 2,5 kg de Dolokal (± 90 % CaCO₃) por metro cúbico de espuma de polifenoles. No permita jamás que la espuma de polifenoles se seque, porque absorbe el agua con mucha dificultad. Este sustrato suele presentar problemas cualitativos, tales como que contenga sustancias nocivas o que posea una estructura diferente - lo que dificulta mucho la absorción de agua -, o que contenga mucho polvo - lo que aumenta el riesgo de asfixia.

Estabilización de la espuma de polifenoles cortado.

A la izquierda, un la espuma de polifenoles apropiado; a la derecha, una la espuma de polifenoles inadecuado.

Cultivo en la espuma de polifenoles.

Lana de roca Desde hace años, Anthura cultiva con éxito los anturios grandes para flor cortada en macetas de 9 cm empleando lana de roca Grodan Growcube 1 x 1 x 1 cm. La lana de roca es también uno de los mejores sustratos para el cultivo de anturio de flor cortada, pero es cara. Suelen utilizarse bloques de 2 x 2 x 2 cm. Hace unos años, la falta de capilaridad del producto suponía un gran obstáculo. Hoy en día este aspecto se ha solucionado —siempre y cuando se elija el proveedor correcto—, y el sustrato conserva la humedad suficiente en la parte superior, en donde se posibilita así el desarrollo correcto de las raíces. Si durante el cultivo disminuye el pH (< 3,0), la estructura de la lana de roca puede romperse y formar una capa más granulosa. Al principio, el pH suele ser mayor de 6,5, que se desploma hasta un valor de 4 o 5 durante el cultivo, dependiendo de la variedad, del agua de partida, del sistema de irrigación y del control del pH.

Bloques de lana de roca 2 x 2 x 2 cm en un conducto en W.

Perlita La roca vítrea blanca original presenta una densidad de unos 1 100 kg/m³. Cuando se calienta a 850-900 °C, se expande hasta veinte veces su volumen inicial. Esto se debe a que a estas temperaturas comienza a ablandarse —puesto que no deja de ser un vidrio— y el agua presente en el material genera muchas burbujas diminutas, que acaban dejando grandes porosidades. El producto final es el grano de perlita de color gris blanquecino. A pesar de sus excelentes propiedades de capilaridad, la perlita suele quedar algo seca al inicio del cultivo, sobre todo si se utiliza una única tubería de goteo. Por ello es preferible escogerla de fracción gruesa.

Perlita en una maceta.

Enraizamiento completo en perlita.

Al principio, el pH del drenaje suele ser mayor a 6,5 y, tras unos seis meses de cultivo, el valor desciende a 4 o 5. A continuación, el pH disminuye aún más hasta situarse en torno a 3,0 o 3,3. Esto depende de la variedad, del agua de partida, del sistema de irrigación y del control del pH.

Fragmentos de coco La fibra de coco se utiliza como sustrato en forma de fragmentos. Su alto contenido en sal (NaCl) y su escasa capacidad stabilizadora suponen aspectos a tener en cuenta. El producto obtenido cerca de la costa contiene mucho sodio, por lo que es preferible que proceda de zonas del interior. Hay que dejar pasar al menos un año antes de poder utilizarlo como sustrato. Enjuague Suele necesitarse un mínimo de tres enjuagues para eliminar el exceso de sales del material. El enjuague debe realizarse con agua con la menor CE posible. Las dos primeras sesiones de enjuague deben durar al menos 12 horas. Después debe medirse la CE: si permanece demasiado alta (> 0,5 mS/cm), enjuague de nuevo con agua limpia. La última sesión de enjuague debe realizarse con nitrato de calcio CaNO₃ (15,5 % de N y 26,5 % de CaO, 1 gramo por litro, CE ± 1,2). A continuación, añada 2 kg de Dolokal (± 90 %CaCO₃) por metro cúbico de sustrato.

Enjuague de los fragmentos de coco.

Cultivo en fragmentos de coco.

Carbón vegetal El carbón vegetal es un residuo negro y ligero del carbón que se produce al calentar la madera a altas temperaturas para eliminar todo el agua y los componentes volátiles. Este proceso se lleva a cabo con un contenido muy bajo de oxígeno. De todos los sustratos orgánicos, este material es el más duradero. La capacidad de absorción de agua puede resultar desalentadora, la capilaridad es escasa y las raíces del anturio rodearán el sustrato en vez de atravesarlo (como sí sucede con la lana de roca o los fragmentos de coco). Con el tiempo, el carbón vegetal se va asentando en el fondo del lecho, generando una capa compacta. Es conveniente controlar que el sistema de irrigación se distribuya de modo adecuado.

Carbón vegetal.

La perlita, el favorito del mundo entero Sin lugar a dudas, los sustratos inorgánicos son los preferidos para el cultivo de anturios de flor cortada. La lana de roca ofrece el inicio más rápido del cultivo. Sin embargo, en Europa y Canadá la perlita es, con diferencia, el sustrato favorito, gracias a su amplia disponibilidad y a su precio razonable. En China y Brasil se cultiva principalmente en la espuma de polifenoles; en la India, en fragmentos de coco; y en Tailandia, en carbón vegetal y en fragmentos de coco.

Capa superior y microclima Al inicio del cultivo, y cuando se utiliza un único sistema de aspersión, la capa superior de aquellos sustratos con menor capilaridad puede permanecer seca. Esto genera un microclima de sequedad que puede dificultar el crecimiento, en especial de los ejemplares pequeños. Se recomienda proteger las plantas de la luz excesiva y regarlas más a menudo con un cabezal aspersor.

Dos goteros debido a la capilaridad.