Entrevista Inca Orchids

Negocio familiar con orquídeas exclusivas

¿Podrían explicarnos un poco la historia de la empresa? Inca Orchids es un genuino negocio familiar que lleva trabajando en explotaciones agrícolas de invernadero desde hace varias generaciones. Tras la guerra, mis abuelos, procedentes de Wateringen, se establecieron en Nootdorp y comenzaron a cultivar en invernáculos de cristal. A partir de ahí, han ido desarrollando su negocio, y construyeron un invernadero con calefacción para el cultivo de tomates, entre otros. Así que puede decirse que mi padre, Hans, ha crecido entre cultivos y, tras unos años de prácticas en Sudáfrica, se hizo cargo junto a mi madre del negocio en Nootdorp. Tras probar con varios cultivos, al final nos decidimos por el segmento de las orquídeas para maceta. Fue cuando me incorporé a la empresa: me había licenciado en la HAS (Universidad de Ciencias Aplicadas HAS) y había estado trabajando unos años de director en una gran empresa que producía pimientos. En la explotación cultivamos orquídeas exclusivas para tamaños de maceta de 9 y 12 cm, desde las Zygopetalum, Brassia, Cambria y Epidendrum hasta la Miltoniopsis. Empezamos a pequeña escala, y si estamos donde estamos ha sido por ensayo y error. Aún queda mucho por descubrir y mejorar en el cultivo de orquídeas exclusivas, pero estamos introduciendo grandes avances para optimizar el sistema de cultivo. En 2007, empezamos a cultivar plantas para macetas de 12 cm en una hectárea, que ahora se ha ampliado a 2,4 hectáreas. Para 2012 ya habíamos edificado un invernadero nuevo con vistas al futuro. Desde entonces, hemos implantado la recirculación de agua, instalado un aislamiento adecuado y pantallas que no dejan pasar la luz y automatizado los procesos en la medida de lo posible. A mediados de 2017, empezamos a separar la fase de crecimiento de la de terminación, con lo que en la actualidad tenemos alquilado un vivero al otro lado de la calle en donde crecen las plantas jóvenes y las de maceta de 9 cm. Damos mucha importancia a la sostenibilidad, por lo que estamos comprometidos activamente con el uso de un control biológico. Además, utilizamos paneles solares y cultivamos en macetas recicladas.

¿Por qué se decidieron por las orquídeas exclusivas? Las orquídeas exclusivas son un grupo de productos muy atractivo, con todavía mucho margen de innovación y perfeccionamiento en lo que respecta a cultivo y comercialización. No es un tipo de cultivo adecuado para emprender a gran escala, cosa que, por otro lado, no era nuestro propósito. No encaja con nuestro talante, porque nos gusta salirnos de los caminos trillados. Literal y figuradamente, todavía hay beneficios por cosechar.

Inca Orchids es un genuino negocio familiar. ¿Cómo se repartieron las tareas entre ustedes? Hans es responsable del vivero y las finanzas. Yo estoy a cargo de la fase de terminación y de las ventas, y soy el responsable último de toda la empresa. También establecí las directrices a seguir dentro de la empresa. No se trata tan solo de un buen grupo de colegas que trabajan duro, sino que las diversas tareas organizativas se reparten dentro de un equipo muy implicado. Esta implicación es de suma importancia para nosotros.

¿Quiénes son sus clientes? Los clientes son muy diversos, desde pequeños comerciantes del segmento de gama alta hasta grandes minoristas. Nuestra "tienda" (las existencias de plantas listas para entregar) está establecida de manera que no solo podemos entregar bandejas, sino también grandes cantidades de golpe.

Nos enfocamos hacia el mercado de mayor categoría de cada segmento. Ofrecemos un servicio del más alto nivel, con una estrategia orientada al cliente en términos de procesamiento y logística, y suministramos productos que siguen unos estándares de máxima calidad.

¿Cómo proceden para ofrecer un servicio óptimo al cliente? Nuestra oferta es clara y adecuada; nos gusta sorprender al cliente con nuevas variedades y/o líneas, y procuramos facilitarle la vida con entregas lo más completas posible, con el producto correctamente envasado y etiquetado. Nos distinguimos por ofrecer productos innovadores con un servicio de alto nivel, y una comunicación continua que enriquece las relaciones con nuestros clientes.

Además del tamaño de maceta de 12 cm producen varias variedades en el tamaño de 9 cm. En su opinión, ¿cómo evolucionarán en el futuro? Estamos ampliando la cuota de plantas de 9 cm en nuestra producción a medida que vamos encontrando mercado para ellas, aunque de verdad esperamos que las de 12 cm sigan suponiendo el principal mercado y con la mayor proyección hacia las plantas con varias varas florales, que se consideran de mayor calidad.

¿Dónde se encuentran las oportunidades de futuro para las orquídeas exclusivas? Vemos muchas oportunidades de futuro, ya que dentro del grupo de productos hay variedades que aportan un plus, como su aroma, o una forma o color peculiares. Asimismo, hay mejoras en términos de durabilidad y se está observando una tendencia hacia variedades más compactas con múltiples varas florales. Por otro lado, la floración de las nuevas variedades es más uniforme y fácil de controlar.

¿Cuáles son los mayores desafíos tanto a corto como a largo plazo? Los gastos se ven muy afectados por la escalada de precios de la energía y el aumento de los costes laborales. Nuestros productos precisan gran cantidad de mano de obra, y eso es algo que no vamos a cambiar. Y como colofón, la gama de productos fitosanitarios permitidos es cada vez más restringida.

¿Cómo ve el futuro de la compañía? ¡Positivo! Nos mantenemos alerta y siempre atentos a los cambios tanto en el mercado como en las leyes gubernamentales. Seguiremos construyendo y desarrollando nuestras marcas, así como mejorando la calidad de nuestros productos. Asimismo, estamos muy implicados en producir de forma todavía más sostenible. ¿Qué espera de Anthura, ahora y en el futuro? Innovación en el segmento de las orquídeas exclusivas para lograr un crecimiento más uniforme. Damos por hecho que Anthura va en búsqueda activa de cualidades que satisfagan las necesidades de los cultivadores, pero siempre manteniendo la calidad del producto: especies resistentes, plantas con un tiempo de cultivo más corto, un porcentaje elevado de múltiples varas florales, buena durabilidad y luego algún toque extra característico de cada variedad.

¿Cómo ha sido colaborar con Anthura? Nuestra experiencia es que sobre todo estamos "aprendiendo juntos". Se trata de un mercado nuevo también para Anthura y lo estamos explorando juntos. De ahí que compartamos conocimientos técnicos y de que Anthura se asegure de que nuestro surtido de Cambria pueda ampliarse en cualquier momento. También es magnífico que se responsabilicen cuando algo no cumple con los requisitos. Anthura es una empresa profesional que no deja de avanzar tanto en el cultivo como en la comercialización. Está en permanente búsqueda de mejoras estructurales y nos identificamos plenamente con ello, por lo que estamos muy satisfechos con nuestra cooperación.