Anthura Altea

Paz y belleza

Esta nueva belleza lleva por nombre el de un blanco y pintoresco pueblo de España: Altea. Sus flores blancas, con un sutil rubor rosado alrededor del labelo blanco, crean un delicado contraste con el color oscuro de las varas florales, dotando a esta planta de una belleza apacible. Vivimos en un mundo en el que las novedades y el progreso se suceden vertiginosamente y el futuro es difícil de predecir. En esta nueva sociedad, debemos tratar de conservar la calma. Es bien sabido que flores y plantas ejercen un efecto reconfortante y tranquilizador en las personas, y las orquídeas contribuyen especialmente a ello. Este es también el caso de la nueva variedad de Anthura, Altea, que transmite paz con sus flores de un blanco puro. Productiva, versátil e intemporal son algunos de los adjetivos que describen mejor a Altea. Su productividad se debe al alto porcentaje de plantas con múltiples espigas en un período de crecimiento normal, un diámetro de flor de casi 9,5 cm y un promedio de diez a doce flores por espiga. Esto confiere a esta planta un aspecto bien tupido de flores.

Asimismo, Altea ofrece una amplia gama de opciones. Por un lado, esta variedad es adecuada para el sector de la venta al por menor ya que, con un tiempo de cultivo menor, Altea es capaz de producir flores suficientes gracias a sus largas espigas. Por otro lado, también es interesante para el sector mayorista o para los floristas: si se prolonga su período de crecimiento, la recompensa llega en forma de yemas florales adicionales, varas laterales y varas triples. El aspecto clásico de la planta la hace intemporal. Esta belleza es imprescindible en la gama de productos básicos de cualquier cultivador de Phalaenopsis. Si aún no ha incluido esta nueva variedad, pregunte a su gestor de cuentas sobre las posibilidades de probar Altea en su propia explotación y déjese convencer.