FSI


Proyecto Chain Transparency 2.0

La sostenibilidad en el sector hortícola cobra cada vez mayor importancia. La responsabilidad social de las empresas y el respeto por las personas y el medio ambiente son quizás los "permisos de producción" del futuro. Por este motivo, a principios de 2017 Anthura se adhirió a la Floriculture Sustainability Initiative, o FSI (www.FSI2020.com).

Una razón importante para escoger tal iniciativa fue el arranque de un proyecto de tres años de duración conocido como 'Chain Transparency 2.0' (transparencia de la cadena 2.0). El objetivo de este proyecto es reducir el consumo de productos fitosanitarios a lo largo de toda la cadena (tanto en términos de kilogramos como de carga tóxica) y reducir la cantidad de residuos (número de sustancias activas en mg/kg y carga tóxica). La carga tóxica indica el impacto y/o el riesgo ambiental. Asimismo, otro objetivo fundamental que se persigue es mejorar en lo relativo a la transparencia y la comunicación en la cadena.


En este proyecto, y bajo la dirección MPS, Anthura trabaja junto con los obtentores Dümmen Orange, Floricultura, Van der Salm Boskoop y varios agricultores que cultivan el material inicial. Las cadenas productivas del anturio y Phalaenopsis en maceta, Miltonia, Dendrobrium, crisantemos de flor cortada y Kalanchoe reciben un seguimiento "en directo" desde que las plantas son jóvenes o esquejes hasta llegar al producto final. Esto significa que se controlan los datos de consumo y se toman varias muestras en los diferentes eslabones de la cadena. Otros proveedores (incluyendo Koppert Biological Systems) y los sectores del comercio y la venta al por menor también se han implicado en este proyecto de tres años.

Pese a concluirse a finales de 2019, por el momento ya ha ofrecido a Anthura y sus clientes participantes los descubrimientos siguientes:


- Conocer mejor la posible presencia de vías indirectas por las que los fitosanitarios y residuos pueden acabar en el producto. Sería el caso, por ejemplo, de una corriente de aire entrando por las ventanas, la presencia de residuos en el sustrato o la contaminación del agua del balde;
- Conocer mejor los tiempos de descomposición de los productos fitosanitarios utilizados y de los residuos que, en su caso, se transfieren a los distintos eslabones de la cadena. Se han tomado muestras de los productos cada ocho semanas, desde que la planta es joven hasta el producto final. Basándose en estos conocimientos, se puede decidir, por ejemplo, utilizar en fases anteriores de la cadena un producto fitosanitario con un tiempo prolongado de descomposición, para evitar así la presencia de residuos en el producto final florido.

Pronto se completará el tercer y último lote, desde que la planta es joven hasta el producto en flor, para el anturio y la Phalaenopsis en maceta. El tiempo restante del proyecto se destinará para conocer mejor qué partes de la planta (flor, tallo, hoja y raíz) y qué sustratos absorben los productos fitosanitarios y en qué proporciones. Asimismo se realizarán muestreos y análisis adicionales sobre la gestión del agua en los viveros.


Además de las certificaciones MPS-ABC y MPS-GAP con las que en la actualidad cuentan todos nuestros centros, para poder poner en práctica y dar seguimiento al proyecto mencionado, también hemos obtenido el certificado MPS ProductProof para el grupo de productos Phalaenopsis. Los certificados MPS (MPS-ABC y MPS-ProductProof) son fundamentales porque garantizan unos adecuados registros y datos analíticos, toda vez que fomentan la transición hacia un cultivo más sostenible.


Para cualquier duda o información adicional sobre el proyecto Chain Transparency 2.0, póngase en contacto con Robert Kuijf, jefe de producto de Orquídeas (rk@anthura.nl).