Reintroducción de la Cypripedium calceolus en Suiza un año más tarde


Un año después de la replantación de la Cypripedium calceolus en los campos suizos, llegó el momento de ver por nosotros mismos cómo habían sobrevivido las plantas.

La Cypripedium calceolus (zapatilla de dama) se encuentra en la región alpina, así como en Alemania, Escandinavia e incluso en el Reino Unido, donde las cámaras la vigilan cada cada minuto del día. Esta planta es, sin duda, una de las orquídeas salvajes más espectaculares de Europa. Por desgracia, esto la convierte también en objeto de deseo del comercio ilegal, por lo que la Cypripedium calceolus está en peligro de extinción en casi todo su hábitat natural.


Lo mismo ocurrió en Suiza, donde la Fundación Suiza de Orquideología, después de varios intentos infructuosos de introducir plantas jóvenes en la naturaleza, se puso en contacto con Anthura. Los conocimientos especializados de Anthura sobre el cultivo de plántulas de Cypripedium ayudaron a cultivar alrededor de 3.000 plantas adultas a partir de semillas de plantas silvestres autóctonas.

Reintroducción de la Cypripedium calceolus

Hace un año, en junio de 2018, la replantación de la Cypripedium calceolus adulta en el paisaje suizo marcó el final de un viaje de unos cuatro años. Es lo que se ha tardado en consultar a los diferentes cantones, recoger los tubérculos semilla, obtener toda la documentación requerida para la importación y exportación, decidir los emplazamientos más idóneos para la plantación y cultivar las plantas.


Después de que un grupo de quince voluntarios de Anthura, junto con miembros de la Fundación Suiza de Orquideología y los nueve cantones participantes, sembraran las orquídeas en 44 ubicaciones, lo más lógico era preguntarse cómo se desarrollarían las plantas.

Un año después

El verano de 2018 fue muy caluroso y seco en Suiza. Durante todo el período estival, varios voluntarios cuidaron y regaron las plantas, todas ellas ubicadas en sitios secretos e inaccesibles. El invierno, en cambio, fue largo y frío, y tuvo que finalizar el mes de mayo para que la nieve se hubiese derretido en la mayoría de los lugares. Para comprobar por sí mismos si las plantas habían sobrevivido a estas condiciones extremas, algunos empleados de Anthura, entre ellos el responsable de proyecto Camiel de Jong, junto con personal de la Fundación Suiza de Orquideología, visitaron varios emplazamientos.


Y el sueño se había hecho realidad. Una inspección mostró que cerca del 85% de todas las plantas sobrevivieron al año pasado, además de haber generado brotes nuevos (10-15 cm) y mostrar capullos florales. En los emplazamientos a menor altitud las plantas están en plena floración. Incluso en una ubicación donde, literalmente, sólo crecía una planta original, se contaron más de 170 flores. Ahora ya depende de las propias orquídeas continuar creciendo y lograr multiplicarse de forma natural. ¿Dónde? Eso seguirá siendo un secreto, por supuesto.

Biodiversdad

El proyecto ha despertado gran interés mediático en Suiza, con lo que varios centros de jardinería y minoristas del país le han dedicado artículos en sus revistas y mailings. Su oferta en los comercios incluye las Cypripediums que Anthura reproduce, y se ha constatado su popularidad. Al comprarlas en la tienda, los consumidores aportan su granito de arena a la biodiversidad. Además de la reintroducción en sí misma de las plantas, haber burlado al comercio ilegal ha sido casi tan importante para el éxito de este gran proyecto.