Nuevo centro de investigación

Durante la jornada de puertas abiertas en 2018, Anthura anunció que se había secuenciado y cartografiado el ADN del anturio y de la Phalaenopsis. Para aplicar técnicas moleculares, no basta con conocer el ADN, sino que esta información debe relacionarse de algún modo con las características concretas de cada planta. La selección a nivel del ADN permite a los obtentores acelerar su labor. Así, la búsqueda de nuevas variedades se vuelve más eficaz, y se mejora la selección de las variedades sostenibles. Esta es una de las razones por las que se ha edificado el centro de investigación: su diseño y estructura se han elegido de tal manera que se pueda aplicar de forma óptima.

Está situado donde en 1979 se construyó la empresa, en la calle Anthuriumweg, tras demoler el invernadero que, en su mayor parte, ya tenía 40 años de antigüedad.

Estructura del centro de investigación


Una característica importante con miras al futuro es la resistencia. Por ejemplo, estamos tratando de aumentar la resistencia de nuestras variedades y reducir su propensión a las enfermedades. En el campo de la obtención enfocada a la resistencia, es necesario llevar a cabo investigaciones y ensayos con patógenos. Para ello, se ha creado un departamento bien delimitado con salas de examen cerradas que cumplen con todos los requisitos para que este trabajo se lleve a cabo de forma segura.

El personal trabaja en mejores variedades actuando cada vez más a nivel molecular.


Disponer de un buen laboratorio molecular es condición indispensable para la investigación molecular y la obtención.

Hasta la fecha, la actividad se había desarrollado en el Plant Pathogeen Laboratorium (Laboratorio de Patógenos Vegetales), y ahora se ha construido un espacio nuevo y más grande en el centro de investigación para realizar pruebas de detección de enfermedades y plagas. Asimismo, su estructura posibilita ampliaciones futuras.


La nueva sede también están equipada para la obtención de variedades de menor producción, como orquídea exclusiva y Garden Orchid. Para ello, se subdivide el invernadero en pequeñas secciones dotadas con todas las instalaciones necesarias, como zonas de vernalización y oscurecimiento. De esta manera, estos cultivos a menor escala reciben sus propias condiciones específicas de cultivo requeridas.

Combinación investigación y BREEDING

El centro de investigación ha reunido los grupos de productos de menor producción en un solo lugar. En un área de 13 500 metros cuadrados, se compagina la investigación y la obtención de orquídea exclusiva. También encontramos orquídeas que soportan el frío y un invernadero botánico con una colección de anturios. Las actividades principales de obtención de anturios y Phalaenopsis continuarán en las sedes ya existentes.

En este emplazamiento había antaño el departamento de investigación de cultivos, que sigue conservando un espacio en las nuevas instalaciones. Para las labores de investigación se han creado pequeños departamentos en el invernadero, así como unidades cerradas de investigación dotadas de luz artificial.

Centralización

El lugar está circundado por otros tres invernaderos de Anthura. La sede se ha construido con la misma distribución que los otros invernaderos para hacer de este emplazamiento un complejo de invernaderos contiguos.


La construcción fue una oportunidad para centralizar otras instalaciones. Es el caso del sistema de calefacción, para que cada uno de los invernaderos puedan aprovechar todas las fuentes de calor disponibles. Otro ejemplo es el suministro de electricidad, también centralizado y conectado a la red de 10 kV con conexión de red a Cyclamenweg.


El complejo aún no está terminado, ya que se trata de un plan plurianual. En el futuro, se ampliará la línea de fachada con un edificio de oficinas y se modernizará todo el complejo.

Sostenibilidad

Tres fuentes de calor proporcionarán la calefacción de todo el emplazamiento. La primera serán dos bombas de calor que también cubrirán las necesidades de refrigeración. La segunda fuente está conectada al proyecto de calor residual RoCa.


Y la tercera lo está al proyecto geotérmico de Wayland Bergschenhoek, para el cual se han instalado paneles solares (alrededor de 1.900) en todos los tejados tipo sándwich para generar electricidad de manera sostenible. Junto con los 4.600 paneles que Anthura colocará en la sede de Cyclamenweg, producirán el 7% del consumo total de electricidad.


Con este centro de investigación estamos preparados para todo lo que nos depare el futuro.