Entrevista con Rene Hendriks

Opti-flor

Opti-flor: Creando orquídeas

Las orquídeas Opti-flor aportan ambiente y color a millones de salas de estar, oficinas y vestíbulos de hoteles europeos. También contribuyen a la imagen de exclusividad de una amplia variedad de eventos internacionales. Todas las orquídeas tienen un aspecto en común: se han cultivado con la mayor pasión y dedicación posible. El eslogan de Opti-flor lo dice todo: 'Creating Orchids'. Hablamos con René Hendriks, el propietario, junto con Marco Hendriks y Raymond van der Knaap, sobre la pasión por su empresa, sus orquídeas y sus perspectivas de futuro.

Este año se cumple el 90 aniversario de la fundación de Opti-flor. ¿Puede contarnos cómo nació y ha ido creciendo la empresa?

De hecho, la familia Hendriks tiene 90 años, porque es cuando nació Opti-flor. La empresa fue fundada en 1928 por J.W. Hendriks sénior, que cultivaba todo tipo de verduras, como pepino, coliflor y lechuga. Cuando empezaron a usar la calefacción encendida, el abuelo Hendriks comenzó a cultivar lechuga en invierno y tomates en verano.


La colaboración entre mi abuelo y sus hijos Leo, Jan y Wim se inició en 1952, y determinó el origen posterior de Gebroeders Hendriks. Yo mismo empecé a trabajar como empleado en 1981, cuando cultivábamos tomates en tres hectáreas. En ese momento, se trataba de una empresa grande y moderna en una zona hortícola muy moderna. Mi primo Marco Hendriks se incorporó a la empresa en 1991.

Bas Olsthoorn , Gert Hoogendoorn (Anthura), Arjan Peeters, Rene Hendriks

Usted viró hacia las orquídeas en 1998. ¿Por qué dio ese paso?

En 1997, me hice cargo de la empresa de mis padres con mi primo Marco Hendriks, y esta tercera generación se puso de lleno manos a la obra. Fue cuando nos preguntamos si realmente queríamos producir más tomates junto con nuestra asociación de cultivadores, Prominent. Nuestra ambición era crear un producto que reflejara nuestro nombre en el mercado. Esto no era posible con los tomates, porque la asociación de cultivadores tan solo hablaba de volúmenes de producción y del tipo de tomate más adecuado para obtenerlos. Después de analizarlo, al final nos pasamos al cultivo de Phalaenopsis en maceta, intensivo en capital y de un producto que podríamos comercializar con nuestro propio nombre. Esto ya supuso entonces un gran aliciente.


Queríamos familiarizarnos con el producto de inmediato, porque pretendíamos obtener la mejor calidad en un plazo de tres años. Por eso en 1998 se construyó una empresa completamente nueva con instalaciones especiales de refrigeración e iluminación para cultivar Phalaenopsis a partir del cultivo de tejidos. Después de 75 años, en 2003 dejamos de cultivar tomates para comenzar a producir Phalaenopsis de 12 cm en 2,5 hectáreas.

Opti-flor es actualmente un nombre muy conocido en el mundo de la Phalaenopsis; todos los floristas nos conocen. ¿Cómo se las arreglaron para conseguirlo?

Cuando empezamos a centrarnos por completo en el cultivo de la Phalaenopsis, nuestro objetivo era sin duda segmentarnos. Empezamos con una mesa de cultivo semanal de Phalaenopsis blanca de flor grande en maceta de 15 cm, y esta estrategia de segmentación ha desembocado en el reconocimiento actual del que gozamos. Con esta Phalaenopsis blanca en maceta de 15 cm nos hemos hecho un nombre entre los floristas y los centros de jardinería. Llevamos 20 años invirtiendo mucha energía en el desarrollo de diferentes segmentos, a lo que ha seguido el desarrollo de conceptos.

"Cuando empezamos a centrarnos por completo en el cultivo de la Phalaenopsis, nuestro objetivo era sin duda segmentarnos."

¿Qué hacen ustedes para ofrecer a sus clientes el mejor servicio posible?

En 2011, la agrupación Productschap Tuinbouw (consejo regulador de horticultura) realizó un estudio sobre marcas de plantas y obtuvimos una puntuación bastante buena. Esto ha supuesto un verdadero estímulo para seguir desarrollándonos. Nuestras entregas son estables y de una calidad excelente, por lo que las personas de nuestra organización que lo hacen a diario constituyen uno de los factores más importantes. Cada una de nuestras diferentes ubicaciones dispone de su propio equipo de gestión,lo que nos permite disponer de tiempo para otros negocios a largo plazo. Solamente podemos ser estables en entregas y calidad contando con el respaldo de nuestros 200 empleados.

¿Cómo logran seguir sorprendiendo al mercado con conceptos que sean bonitos?

Los floristas y centros de jardinería piden orquídeas Opti-flor debido a nuestra experiencia de marca, fiabilidad en la entrega y calidad del producto. No hay que olvidar que el aspecto y presentación de nuestros productos también son fundamentales. La diferencia está en los pequeños detalles - por ejemplo, un carro danés que esté limpio de pegatinas viejas. La estética debe ser del todo impecable para que nuestro cliente pueda confiar ciegamente en Opti-flor.


Hay que mostrar siempre tu visión, haciendo saber a la gente lo que haces y sin dejar de centrarte en el objetivo. Esto está en consonancia con nuestros valores fundamentales de aspiraciones, creatividad, coherencia, conectividad, eficacia y transparencia.Queremos crear un océano azul en vez de luchar en el mercado con el mismo producto en un océano rojo. Buscamos constantemente nuevos conceptos con un valor innovador.

¿Qué expectativas tiene con Anthura?

Para alcanzar nuestros objetivos, llevamos trabajando desde hace bastantes años con numerosos proveedores, entre ellos Anthura. En su mayoría se trata de proveedores habituales con los que hemos ido estableciendo un vínculo a lo largo de los años.


Como proveedor, Anthura sabe lo que queremos y responde desarrollando nuevas variedades y segmentos. Nosotros, a su vez, también necesitamos saber lo que queremos y explicarlo con claridad a nuestros proveedores. No queremos dedicarnos a la obtención y reproducción nosotros mismos; para ello ya contamos con buenos proveedores. Esto nos permite centrarnos en crear los mejores productos y conceptos para nuestros clientes.

¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta Opti-flor en el futuro?

El mayor desafío es cómo reforzar la marca Opti-flor. La digitalización es una herramienta en este sentido; somos pioneros en plataformas en línea como Bol.Com, Flora@home y Love Flowers.


También queremos lanzar más conceptos de tiendas prefabricadas, como Bloem Bloem (solicitar imagen Opti-flor). Asimismo, tenemos la vista puesta en otras orquídeas con el objeto de convertirnos en el proveedor de referencia de estas flores para nuestros clientes.


Por otra parte, pretendemos ofrecer todavía más facilidades los consumidores, ayudándolos con el mantenimiento de sus flores y plantas. Por ejemplo, resolviendo el problema del riego. No hay más que ver las tiendas de ropa y hogar, donde los muebles y las prendas se exhiben de maravilla, pero donde nuestras orquídeas a menudo no se muestran muy bien. Si compras un filete o un helado, al salir de la tienda no lo dejas atrás dentro del coche para ir a la playa, sino que lo metes directamente en la nevera de casa. En el caso de la Phalaenopsis, los consumidores a menudo no saben cómo tratar las plantas. Sobre todo los jóvenes, encuentran difícil el cuidado de las plantas, pienso yo, así que tenemos que hacérselo más fácil. Al final, todos podremos vender más orquídeas y plantas.


Esperamos servir de inspiración a las personas que acaban teniendo nuestras plantas en sus casas, haciendo que nuestras orquídeas sean divertidas y carismáticas. En lo que respecta a todo el sector, tenemos que hacer mucho más. Cuando entro en un centro de jardinería, veo mesas con una bolsa con flores ahí de pie, pero ¿eso qué es? ¿Por qué, cuando hablamos de artículos de regalo, un vale es el obsequio estrella y no las flores y plantas? ¿Cuál es la razón para comprar nuestro producto? ¿El cliente quiere felicitar a alguien o pedir disculpas? Podemos hacer mucho más con eso.

¿Cuáles son sus aspiraciones como marca de consumo?

Queremos que la marca Opti-flor crezca y pasar a ser una marca de consumo, pero la cuestión es ¿cómo? Cuesta mucho dinero a corto plazo, pero si se gasta menos, se tarda más. Si alcanzamos el éxito, también deberemos ser coherentes. ¿Cuándo solicita un consumidor Opti-flor? Esta es una pregunta interesante a la que hay que responder primero.

¿Dónde estará Opti-flor dentro de 10 años?

Antes no celebrábamos aniversarios, pero ahora organizamos algo cada cinco años. Empezamos esto en nuestro 75 aniversario, porque queríamos difundir el mensaje a nuestros clientes y empleados de que estamos juntos en esto.


Dentro de 10 años, nuestra marca será más fuerte, tendremos una gama más amplia y la empresa se habrá consolidado en mayor medida. Además, pretendemos seguir sorprendiendo a la gente con nuevos conceptos. Esperamos seguir trabajando con Anthura dentro de 10 años. Por otra parte, ahora estamos estudiando activamente el papel que desempeñará la generación que viene. Pero ya serán ellos quienes lo expliquen dentro de 10 años en una entrevista para Anthurinfo.

"Esperamos servir de inspiración a las personas que acaban teniendo nuestras plantas en sus casas, haciendo que nuestras orquídeas sean divertidas y carismáticas."